¿Qué Buscás?

Ordenanzas por Año

Ordenanza Nº 2870/01 - CONSULTA POPULAR

VISTO:

La consagración de formas semidirectas de democracia en nuestra
Constitución Nacional, (vg.: art.39, derecho de iniciativa).

Los instrumentos hoy consolidados de la democracia semidirecta se han
extendido en el plano normativo, aún antes de la reforma constitucional
de 1994, dado que en el orden provincial y municipal algunas contemplan
expresamente la iniciativa popular, otras el plebiscito, la consulta
popular, el referéndum, etc.

La Participación Ciudadana tiende a incrementar su rol en la estructura
institutcional de las normas más avanzadas del país.

Las instituciones de la democracia semidierecta responden a
requerimientos de mayor Participación Ciudadana en la conducción de
todo lo que es objeto, materia o interés público, que no encuentra
satisfacción con el solo acto del sufragio.

La apertura de la democracia política a la democracia social, a través
de la importancia que se asigna a la opinión pública o por mecanismos
promotores de una mayor participación popular, aleja el riesgo de que
las dirigencias partidarias se conviertan en una suerte de ediles
encerradas en sí mismas.

Las formas participativas, en los sistemas políticos contemporáneos, se
desenvuelven en el marco y con las reglas de la democracia
representativa; el establecimiento de nexos adecuados entre las
organizaciones que expresan el pluralismo social y el aparato estatal
cobra cada día mayor importancia para la sustentabilidad democrática de
los gobiernos, de ahí que la aplicación de formas de participación
ciudadana sea funcional y armónica a los principios democráticos pues,
" a mayor participación mayor vigencia democrática".

Resulta claro que la participación ciudadana acogida expresamente en
nuestr Constitución Nacional es la plataforma para la formación del
consenso, la colaboración de los estamentos públicos y privados y
también el medio para evaluar los grados de satisfacción comunitaria
acerca de la calidad y eficacia de las prestaciones; y,

CONSIDERANDO:

Que la Constitución de Santa Fe de 1921 amén de ser la precursora del
régimen de autonomías municipales, reconocía además al cuerpo electoral
los derechos de iniciativa, referendum y revocatoria, sujeto a la
reglamentación que de ellos se estableciera en las cartas o leyes
orgánicas, según correspondiere, (art.145).

Que la citada Constitución de 1921 permitió por ej.: el proceso
constituyente por cuya virtud la Comuna de Rosario sancionó en 1933 su
propia Carta Orgánica Municipal, (aprobada por ley provincial Nº 2352),
que contemplaba estos mecanismos de democracia semidirecta "para
perfeccionar decisiones trascendentes", vg. servicios públicos,
empréstitos.

Que la actual Constitución de Santa Fe, sancionada en 1962, no
contempla expresamente estos institutos, en igual sentido la Ley
Provincial Nº2756, pero ello no implica su condena, pues el silencio de
una norma no debe nunca interpretarse como una prohibición expresa,
mucho menos como contraria a lo que la Constitución Nacional acoge o
como violatoria de los derechos y garantías no enumerados o implícitos
que la Constitución Nacional consagra; por lo cual permanece vivo el
antecedente del texto anterior de 1921, así como los postulados y
previsiones normativas de las cartas orgánicas municipales sancionadas
bajo su imperio.

Que estos antecedentes obraron como disparadores de distintas cartas
orgánicas correspondientes a municipios de otras provincias que
cogieron estos instrumentos de participación democrática semidirecta,
aún en tiempos en que la Constitución Nacional no los contemplaba
expresamente y que fueron posible por cuanto "las declaraciones,
derechos y garantías que enumera la Constitución Nacional no serán
entendidos como negación de otros derechos y garantías no enumerados,
pero que nacen del principio de la soberanía del pueblo y de la forma
republicana de gobierno", (art.33 C.N. histórica, manteniendo len la
reforma de 1994)

Otro ejemplo, el Municipio de la ciudad de Buenos Aires sancionó la
Ordenanza Nº 46.491 el 15 de enero de 1993 consagrando los institutos
de participación Ciudadana, que ahora tiene rango en la Constitución de
la ciudad de Buenos Aires, (Título II, Derechos Políticos y
Participación Ciudadana, arts.63 a 67) a partir del 1 de octubre de
1996.

Que sin dudas, la reforma constitucional de 1994 al establecer la
garantía constitucional de la autonomía para los municipios del país,
(art.123), ha culminado por concretar lo que antes de ésta había
evidenciado el constitucionalismo provincial y, en cierto modo, la
propia jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación en
el caso "Rivademar" - 1989 -:" ... los principios son entidades de
gobierno autónomas, de existencia necesaria e imprescindible para la
vida constitucional...".

Que el reconocimiento íntegro de la AUTONOMÍA MUNICIPAL articulado
frente a la descentralización, (traslado de competencias a centros
gubernamentales y territoriales menores), y la participación ciudadana,
(implantación de un conjunto de órganos y procedimientos orientados a
encauzar proposiciones y demandas sociales ante el gobierno local), es
el elemento axial para alcanzar dos objetivos fundamentales: la
democratización y la eficacia de los gobiernos municipales.

Que en estas épocas de profundas y veloces transformaciones, las
ciudades y sus gobiernos locales recobran un papel como actores de un
modelo político, económico y social, en donde se define en gran medida
al ámbito de ejecución cotidiana de la democracia.

Que la gestión de los municipios -y las áreas metropolitanas -
encierran enormes complejidades y es uno de los retos de la sociedad
contemporánea que en modo creciente demanda la adquisición de mayores y
más integrados conocimientos y participación, así en materia
urbanística se lo requiere para los planes de desarrollo estratégico de
ciudades y regiones que ocupan un sitial preferencial en aspectos tan
disímiles como la regulación del espacio público, el ordenamiento
territorial, el régimen presupuestario local, la política ambiental,
los servicios de higiene y salud urbana, el transporte, los tributos
municipales, entre otros, exigen pues de un enfoque moderno para su
adecuada comprensión. Ejemplo cabal de ello es el "PLAN GENERAL DE
VENADO TUERTO".

Que el contenido de los asuntos locales ha cambiado de forma
sustancial, así la dotación de infraestructuras básicas, la cobertura
general de los servicios y el cuidado del ambiente, no sólo aspiran al
mejoramiento de la calidad de vida, sino que son también herramientas
inapreciables para favorecer la competitividad y sustentabilidad de las
ciudades y ello comporta una acción ineludible para la atracción de
inversiones y la consecuente generación de empleos.

Que en este contexto general, la participación ciudadana ya no se
reduce a la simple manifestación de las "relaciones de vecindad" o de
la cercanía del vecino del municipio, es hoy la plataforma para la
formación del consenso; la colaboración de lo público y lo privado; y,
fundamentalmente, el medio eficaz para evaluar los grados de
satisfacción comunitaria respecto de la calidad y la eficacia de las
prestaciones municipales.

Que en este marco es imperioso, a efectos de su viabilidad, que la
estructura municipal de Venado Tuerto asuma una dimensión y una
operatividad adecuada a las necesidades inmediatas y cotidianas de la
comunidad en donde sus autoridades no pierdan poder, eficacia, estima e
interés público y sin dejar a la para disminuida a la sociedad civil.

ORDENANZA

INSTITUCIONES DE PARTICIPACIÓN CIUDADANA

TÍTULO I

AUDIENCIA PÚBLICA

Art.1º.-El Departamento Ejecutivo Municipal y el concejo Municipal,
autoridades municipales de la ciudad de Venado tuerto, pueden convocar
a Audiencia Pública para debatir asuntos de interés general de la
ciudad, la que deberá realizarse con la presencia inexcusable de los
funcionarios competentes.

La Audiencia Pública se denominará de ciudad o de barrio, según
comprenda a toda la ciudad de Venado Tuerto o se limite a una o más
secciones territoriales o vecinales de la misma.

Art.2º.-La convocatoria a Audiencia Pública es obligatoria para las
autoridades municipales cuando la iniciativa sea de los vecinos y
cuente con la firma del cinco por ciento (5%), del electorado de la
ciudad.

Art.3º.-Todo vecino de la ciudad de Venado Tuerto, aún en relación de
dependencia de la Municipalidad de Venado Tuerto, Estado Provincial,
empresas del Estado, reparticiones autárquicas, podrá suscribir el
registro de firmas.

Art.4º.-En la convocatoria de Audiencia Pública, se fijará el lugar,
fecha y hora de celebración disponiendo su publicación en el boletín
Oficial y su difusión por los medios de comunicación social y todo otro
medio que contribuya al conocimiento del evento por parte de la
población.

TITLULO II

LA CONSULTA POPULAR

Art.5º.-(Consulta Popular por vía de referéndum). El departamento
Ejecutivo Municipal, con acuerdo del Concejo Municipal, podrá someter a
consulta popular, por vía de referéndum, aquellos asuntos de
competencia municipal que sean de especial relevancia para los
intereses de los vecinos, con excepción de los relativos a la hacienda
local.

Art.6º.-(Derechos de los ciudadanos en la Consulta Popular). La
Consulta Popular contemplará en todos los casos: a).- el derecho de
todo ciudadano integrante del padrón electoral del distrito municipal a
ser consultado. B).- el derecho a que la consulta exprese las posibles
soluciones alternativas con la máxima información escrita y gráfica.
C).-el derecho de convocatoria deberá contener el texto íntegro de la
decisión objeto de la consulta fijará claramente la pregunta que
deberán responder los vecinos del municipio y determinará la fecha en
que haya de celebrarse la votación, la que deberá producirse entre los
treinta y cien días posteriores a la fecha de publicación del decreto
en el Boletín Oficial, debiendo además difundirse en los diarios o
periódicos que se editen o tengan repercusión en la ciudad y en el
lugar específico para los anuncios municipales. D).-la consulta se
decidirá por sufragio universal, libre, directo y secreto.

Art.7º.-El Municipio deberá convocar consulta popular en virtud de
petición colectiva, mediante el pertinente pliego de firmas, cuando así
lo requiera sobre un tema particular, excepto los vinculados a hacienda
un número de ciudadanos no menor al diez por ciento (10%), del padrón
electoral distrital municipal, en el término que se establezca por vía
reglamentaria.

DISPOSICIONES GENERALES

Art.8º.-A los efectos de la aplicación de la presente Ordenanza se
consideran vecinos de la ciudad de Venado Tuerto a los residentes con
carácter habitual y permanente , cualquiera sea su nacionalidad, que se
encuentren inscriptos en los padrones conforme lo dispone el Art.83 de
la Ley Provincial Nº2756.

Art.9º.-La presente Ordenanza tendrá vigencia plena, luego de su
reglamentación por el Departamento ejecutivo Municipal, el que
dispondrá de un plazo de noventa días desde su sanción para tal
cometido.

Art.10º.-La reglamentación que disponga el Departamento Ejecutivo
Municipal deberá ser remitida al Concejo Municipal para ser refrendada.

Art.11º.-Publíquese en sus Considerandos.

Art.12º.-Comuníquese y archívese.

Por todo ello, el Concejo Municipal de Venado Tuerto, haciendo uso de
sus facultades y atribuciones, ha sancionado la presente Ordenanza Nº
2870/01, a los veintitrés días del mes de octubre del año dos mil uno.

Información adicional

  • Expediente: Exp-3394-C-01
  • Derogada: No

Concejo Municipal | Sarmiento 698 | TEL: 03462 - 438648 | Venado Tuerto | Santa Fé | Argentina

 Realizado por pensamosprimero.com

Poker bonus at bet365.com